sábado, 12 de julio de 2008

Tregua de invierno


Foto: Simone.
Texto: Jean-Paul.
Música: Silvio Rodríguez.


Una vieja tradición enseña que una noche austral de mediados de julio debe ser fría, o, cuando menos, fresca. La de hoy, sin embargo, se empeña en desafiar al almanaque. Claro que es una rebeldía inútil, seguramente el domingo traerá una inhóspita tarde importada desde Antártida. Y con ella, un penetrante olor a lunes. Será terrible. Pero esta noche ignora su inminente derrota, y es feliz en su breve heterodoxia.

Es cierto que está destinada a terminar (¿hay algo que no lo esté?), sin embargo, mientras dure, es una pequeña grieta en la muralla gris de la tradición. Y eso está bien.

5 comentarios:

Ernesto dijo...

Pa chilines, como me voy a llenar de plata cuando recopile estos textos y los ponga a mi nombre...


Muy buena tarde la verdad, que sirvio para un picado de futbol 11 con los gurises y una salidita a la rambla.

Esa es la parte buena, pero la parte mala es que sabemos que estas cosas raras en el clima son producto del desequilibrio de este...


Negro

Ana dijo...

No fue una rebeldía inútil. Fue lo que fue, aunque suene simple.
No siempre las rebeldías tienen que cambiar todo el almanaque. Un día a veces basta.

Beso

Berenjena Voladora dijo...

Me gustan las grietas en los muros tradicionales.
Útiles o no, vale la pena desequilibrar y originalizar lo pautado, y si es el tiempo el consejero ¡bienvenido sea!

Te agradezco por la visita a mi blog aberenjenado, pero más te agradezco por permitirme conocer este blog excelente, tanto en su contenido escrito como en sus fotografías.

Tanto vos Jean Paul como Simone están invitados cuando gusten a mi blog (que yo me voy a tomar el atrevimiento de pasear seguidito por aquí :)

Saludos desde el berenjenal!

Julián dijo...

Y para hablar de desafíos al almanaque y cosas diferentes y raras del clima ¿tenés que plasmar un texto tan amargo?

Arriba, que los conejitos también existen!

Ava Gardner dijo...

qué lindito este blog!