miércoles, 9 de julio de 2008

Tratos con Morfeo


Artista invitado: Xul Solar.
Texto: Jean-Paul.


Cuando era niño podía elegir mis sueños. Funcionaba así: al caer rendido en el reino de Morfeo, entraba en una habitación amplia, de paredes oscuras. Allí, ya preparadas previamente por el Ello (supongo ahora con mi mente adulta y lectora de Freud), había, en pantallas grandes y separadas, tres o cuatro sinopsis de sueños, en los que me veía a mí mismo andando en bicicleta, corriendo en la playa, y protagonizando toda una saga de aventuras variopintas. De esas opciones, elegía, a mi infantil saber y entender. Claro que a veces la síntesis era engañosa, y luego me encontraba en algo muy distinto a lo que la pantalla me había vendido. Pero bueno, más vale que uno se acostumbre a recibir gato por liebre ya de chico nomás.

Esa suerte de selección onírica asistida no era garantía de nada, tampoco. Acordar algo con los sueños no implica tener un pacto con las pesadillas. Los monstruos y los precipicios aparecían lo más campantes en mis sueños, alterando, aterrando la calma de mi cama de niño.

Dejemos a la infancia por aquí, porque ya se escucha el trote cercano de la nostalgia. Ahora soy grande, y mis sueños se niegan a negociar condiciones. Los más audaces, incluso, amenazan con volverse realidad.

7 comentarios:

Diego dijo...

JP dijo:
"Los monstruos y los precipicios aparecían lo más campantes en mis sueños, alterando, aterrando la calma de mi cama de niño."

Pff.
Siempre fuiste un GALLINA!

Jaja, es broma.
No sé me ocurre nada nuevo que agregar a mi comentario anterior... Simplemente excelente.
Sigan así que leer esto da gusto de verdad.

Saludos.

Simone dijo...

que conste que a xul solar se lo presente yo...ja! creiste que te iba s allevar todo el crédito Jean-Paul??
a quien engaño?...sos el inteligente y creativo de esta amistad. Simone queda desplazada al lugar de simple e inverosimil adorno. la nariz del payaso, el chirimbolo del arbolito...y no sigo porque me deprimo. jaja
ya te lo dije estimado jean (asi te digo en la intimidad...escribis muuuy bien, "llevas de la mano al lector mientras lee" citando a una tal Lucia Giudice.

Martín Bolívar dijo...

La felicidad del paraíso perdido debemos recuperarla, aunque seamos adultos. Un blog interesante que me ha encantado visitar, gracias por tu paso por mi blog. Cordiales saludos del otro lado del charco.

Ernesto dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ernesto dijo...

Bueno que decir... Jean Paul escribe demasiado bien, y Simone no te tires abajo si sos la que elige las pinturas y fotos que son el 50% para algunos y el 100% para los que dicen "muy largo y raro el texto, no lo leo y saludo igual".
No se si fue una metafora pero yo nunca pude elegir los sueños, espero no meter la pata con este comentario...

Saludos, sigan asi

Tach dijo...

Me agrada tu "viaje" con por el mar. Quizá debieras visitar mi blog.
Gracias por las fotos.

Jean-Paul dijo...

Diego: gracias por tus elogios. Aunque lo de "gallina" no es precisamente lo más amable que he leído!. Saludos!.

Simone: la musa siempre tiene todo el crédito, así que si algo bueno hay en ese texto, seguramente sea culpa tuya.

Martín: cierto que hay que recuperarla, en eso estamos. Un abrazo desde el Sur del Mundo.

Ernesto: me parece que vos te querés cargar a Simone, sinvergüenza, no creas que no te conozco :p. Supongo que es una metáfora, pero casi todo lo es, no?.

Tach: gracias! Visité tus dos blogs, y me gustaron mucho. Son dos viajes realmente distintos pero disfrutables ambos. Saludos!.